Anemómetro

El anemómetro está construido en aluminio torneado por Horacio, mi abuelo. Consiste de una base circular en la que se aloja el sistema electromecánico de medición unido por un eje vertical (que gira apoyado en dos rulemanes en sus extremos) a los brazos de las coperolas (tres semiesferas huecas de forma levemente cónica hechas con cucharones de aluminio). La incidencia del viento en las coperolas produce un movimiento rotatorio transmitido al eje mediante sus brazos.


Horacio

Usé un led fijado a la estructura de aluminio del anemómetro, cerca del borde superior externo de su base circular, enfrentando a un fototransistor en la cara inferior de la base y, entre ellos, un CD con 20 agujeros (estos 3 elementos forman una clase de transductor conocido como encoder o codificador rotatorio) para determinar la velocidad del viento. El CD está unido al eje vertical, y su giro provoca el movimiento de los agujeros que permiten o no la llegada de la luz del led al fototransistor; es decir que por cada vuelta del anemómetro, desde el lado del fototransistor, el led aparece y desaparece 20 veces; electrónicamente el fototransistor trabaja en corte y saturación por lo que su señal de salida es una cadena de pulsos eléctricos.


Aquí se observa la base del anemómetro sin su "tapa" inferior, se aprecia el CD unido al eje y sus agujeros.

Cuando el microcontrolador de la Unidad Exterior lee la velocidad del viento, cuenta los pulsos por segundo enviados por el fototransistor: 20 pulsos en un segundo equivalen a una velocidad del viento de 10,85 km/h.

La construcción del anemómetro fue realizada durante el verano de 2006, y en julio de ese año fue calibrado en una casa de náutica de San Isidro usando otros anemómetros como patrón y un ventilador a diferentes velocidades como generador de viento.


El anemómetro antes de su instalación




Anemómetro ubicado a 7 metros de altura